¿Qué es el Krill?

El krill antártico

El krill es un crustáceo parecido a una pequeña gamba que se encuentra principalmente en los Océanos Ártico y Antártico. La especie más abundante de krill y la biomasa mayor del mundo pertenece a la especie Euphausia Superba, que nace, crece y se desarrolla en las cristalinas y frías aguas del Océano Antártico.

krill-que-es-aceite-de-krillEl krill se alimenta principalmente de fitoplancton y de algas, y a su vez es el alimento otros seres marinos como focas, pingüinos, peces, calamares y aves marinas y es la fuente de alimento exclusiva de muchas ballenas. El krill antártico se encuentra a una profundidad aproximada de 100 metros, creciendo entre la costa y el borde de la capa de hielo estacional. Cuanto mayor es la cantidad de hielo, mejores son las condiciones para sobrevivir.

Su período de vida puede fluctuar entre los seis y ocho años, y los animales alcanzan la madurez transcurridos los tres o cuatro años. Una vez hecha la puesta, los huevos de krill se hunden a profundidades cercanas a los 1.000 – 2.000 metros donde inician su desarrollo, atravesando distintas etapas de crecimiento a medida que ascienden hacia la superficie.

El krill es un componente vital del ecosistema del Antártico y por tanto es muy importante controlar su captura. En la actualidad el límite de capturas de krill a nivel mundial se sitúa por debajo de las 150.000 toneladas por año. Si bien esta cifra puede parecer enorme, en realidad representa un mínimo impacto sobre la biomasa total de krill estimada en más de 400 millones de toneladas. Por tanto, al año se captura menos de un 0,00037% de la biomasa de krill.

krill-antartico-captura-antartidaEl aumento del consumo de krill lleva asociado un aumento de sus capturas y de hecho se espera que la pesca de krill aumente, pero los expertos
están de acuerdo en que el nivel de capturas es seguro y dentro de los límites de precaución de 4 millones de toneladas establecidos por la CCAMLR(Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos). Las diferentes ONG y organismos internacionales comprueban que no hay efectos negativos de la pesca sobre la biomasa total del krill disponible para las ballenas, focas, aves marinas y otras especies que se alimentan de krill.

 

Continuar leyendo..